Quemar las naves y los impostados reincidentes

miércoles, 27 de febrero de 2013

Nos cuenta la anciana épica que fue Hernán Cortés en México quien, con intención de clarificar a sus tropas que no habría lugar a la retirada, quemó sus barcos frente a la costa donde todos sus subordinados pudieran verlo. Triunfar o morir, tremendismo atroz.


En el hoy, y con el contexto actual de penuria estable y gris, no son pocas las personas que deciden barrenar el camino de vuelta. Eligen como método la desmemoria selectiva, rasurar momentos y personas. Eliminar vestigios de su ayer, con el único propósito que ese autoflagelo sea suficiente para espolearlos a un cambio. Reinventarse es el PINCODE de los insatisfechos crónicos. Resetear, la forma de vida de los eternos proyectos de... Creen que hallarán en esas llamas de ruptura las musas llamadas a motivarlos para hacer lo que, en todos los años anteriores de su vida, no fueron capaces. La ruta de escape hacia un lugar mejor, oculta por la lacerante calma chicha de su cotidianidad. 

Hay quien corta todas las comunicaciones con su recuerdo, aún las más leves. Culpando con ello a lo exógeno de su desventura, abigarrando su deseo con la tozuda realidad. Dedicados con supersticiosa fijación a borrar todas sus huellas malogradas, mientras suponen con ello, conjurar ese vacio existencial que las encadena al "pause" de sus días iguales. Hay quien hace de su derecho al olvido una patología. Al tiempo que eliminan momentos inocuos y actores de reparto en sus vidas, una bulimia compulsiva de nieblas y coartadas aparece en ellos. Ansiosos y urgentes se aplican a la tarea del negacionismo de todos sus fracasos y renuncias. Obcecados en reiventarse, convertidos en yonkis de la simulación. Condenados a meter tripa y contestar en modo automático un "Esa no era yo" con cada ola que traiga a la costa un mastil, una quilla, un cabo suelto de ese pretérito molesto que les separa de su Xanadú.

No parece importar a esa persona que se entrega a estas hogueras vitales, que aquello que se consuma en estas sea probablemente el alma misma del pirómano. Compulsivamente y apremiados por su insatisfación con la actual suerte van borrando sus huellas, aún a costa de las que fueron felices. Renuncia a renuncia, restando constante y consciente. Esa persona, pretendidamente "nueva", no puede ignorar el desenlace de tal saqueo. Y si conociéndolo aún persevera, su tóxica lucidez se asemeja a esos condenados a muerte que en sus sentencias son obligados a cavar la tumba que los cobijará después. Afanados en una tarea cuyo final nada bueno habrá de traer a sus autores. 


No hay arbol más bello, ni con más futuro, que aquel que cuenta con las raices más profundas y antiguas. Nada está más lleno después de vaciarlo.  No podemos ser aquellos que seremos, sin invitar a esos otros que fuimos.

Mis naves por hoy se quedan en buen puerto y a salvo.

Otro #23F es posible

viernes, 22 de febrero de 2013



Mañana si sales a la calle no estarás solo...

En el Reino de los ciegos...

miércoles, 20 de febrero de 2013

...un tuerto es el Rey.


Eso y no otra cosa, parece empeñado en decirnos Mariano Rajoy en el Debate de la Nación 2013.
Huye de triunfalismos y de brotes verdes, se pone solemne de frente a la historia y bufa que se ha hecho lo que se tenía que hacer. "Si escuece es que está curando" nos espeta el gallego de oro.




Resumiendo y esquematizando "Lo hemos pasado mal para no pasarlo peor". ¿Quien lo ha pasado mal? ¿Tú, Mariano? ¿Soraya la pucheros?¿Su marido en Telefónica llevándoselo walking dead? ¿Ana "Ronald McDonald" Mato...? Perorata de la herencia recibida y amnesia voluntaria de los 3 millones de puestos de trabajo que iban a crear al margen, Mariano es como esos barberos que ejercían de cirujanos en el Oeste con una botella de whisky y unas tenazas. O esos otros, más lejanos en la edad media, que te sangraban a cuchilla o a sanguijuela para mejorar los "humores" del enfermo.

Lo que no sabe o ignora descaradamente es que a los que quiere dejar tuertos (Sin Sanidad, Sin Educación, recortando el Paro y las Pensiones etc) ya lo estaban gracias a la Crisis sin su ayuda. Por lo cual cambiar glaucoma por desprendimiento de retina es mal negocio para el paciente y tiene el mismo final: la oscuridad total.

Se ha permitido vanagloriarse de que se ha evitado el Rescate (no será el de la Banca desde luego que se sigue pagando en las calles y de nuestras carnes) y justificar con ello la profunda depresión económica y moral de España. Y como el mal alumno de primaria frente a la madre que le censura sus pésimas notas acude al "Pues Grecia y Portugal están peor".  Ni una palabra de los 4000 despedidos de Iberia, de los 250 de Roca, de los 3000 de Orizonia, de los 700 de Santa Barbara en ciernes...la Reforma Laboral está On Fire.

 Lo que tampoco nos dice es como estaríamos de mal o de bien si Hacienda contase con el dinero de Barcenas, el de Urdangarín y el de Ana Mato. Seguro que más de un desahuciado de estos que tienen el poco glamour de suicidarse seguía con nosotros. Y es que para que ellos sigan viviendo con largueza todo es poco.

Lo dicho que Rajoy está empecinado en que la única manera de salvarnos de la ceguera es dejarnos a todos tuertos y en ello está.

Mariano Rajoy un Presidente SOBRE-Saliente

domingo, 17 de febrero de 2013


Uploaded with ImageShack.us

Aqui os dejo con algunas delicatesen inspiradas en nuestro "Prime Minister" galego.







Microrelato Amor en 1 minuto

viernes, 15 de febrero de 2013

Aqui os dejo con el microcuento con el que he participado en el certamen de la Cadena Ser Madrid Sur.

No habrá de hallarlo esta vez tampoco. Malhadado.  Quiéralo la desgracia, no habré de hallarla. Estéril siquiera pensarlo. Incierto mi destino para casarlo con la certeza de su partida. Vuela a su cama. Estos días de tormenta locuaz hubieran de prevenirme. Quiere restañarse lejos de mí y quizás no la culpe. No hallase con qué. Este fue el día.  ¿Quién habló? ¿Cuándo volvió? ¿Sería diferente si yo…? No. Vida es para ellos y vida será para mí. Camino y siembra.

Aladdin como Celestina

jueves, 14 de febrero de 2013



Siempre que escucho esta canción vuelvo a aquella tarde de sabado. Recuerdo este momento. En la oscuridad del cine, apretujándome en mi butaca como para tomar impulso con los primeros acordes. Algo mágico chisporroteo en mí, erizándome el bello. Casi no parpadeé en toda la canción. Y como, si del discurso de un reclutador se tratase, al terminar me había conjurado a enamorarme de tí. Con determinación, con certeza. Saldría de aquel cine y te encontraría. Viviría un amor así. Puede que no ese día, ni esa semana, ni en unos años pero finalmente llegarías a mi vida. No sospechaba el cómo, ni el donde, ni siquiera sabía el cuando pero estaba seguro de que vendrías. Hoy puedo mirar atrás de tu mano y en días como este mecerme en tu regazo recordando la tarde que empecé a encontrarte.

Siempre me preguntas porque es mi película Disney favorita y yo solo sonrio.

Recuerdos de pupitre

sábado, 9 de febrero de 2013

Hace ya algunos años que cerró, más de los que el corazón me deja admitir.
Incluso antes de esta malparida Crisis que todo marchita, sus puertas se cerraron para siempre.
Era una pequeña Academia de barrio donde, a principios de los 90, nos "Extra/escolarizaban" con la mejor intención nuestros padres. Inglés, mecanografía, apoyo y lo que se terciase. Allí pasó una buena parte de mi vida, unos días que hoy se antojan dorados. 

Mi profesora, una nativa londinense de español indescifrable a lo Michael Robinson, me confundió, por vaivenes del destino y coincidencías de genealogía, con el hijo de alguno de los dueños. Error que, pese a mis pocos años, picaramente no tuve prisa en enmendar. Eso hizo que mi estancia por allí se dulcificase aún más y de cara a mis compañeros gozase de un halo de misterio que me resultó tremendamente divertido explotar. No me malinterpreteis. Nunca les engañé, ni les mentí, simplemente les dejé creer lo que ellos de antemano creían saber ya. Ellos contentos y yo también.

Recuerdo a Raúl y a Luis Antonio, a Ruth y a Mayra... Recuerdo el acre olor a tabaco sobre la tapicería desgastada del autobús que nos llevaba a examinarnos a la Sociedad Matritense de Amigos del País cada año. Aquellas escaleras antiguas llenas de engastes de madera, sacadas de alguna venta quijotesca y por supuesto las grises aulas a lo Cuentame donde nos hacían los tests. También las bolsas de Papa Delta a 15 ptas que comíamos antes de entrar. Inolvidables esas escaleras del portal de al lado que ocupabamos todos los martes y jueves antes de comenzar las clases.  Como cada viernes mensual que nos tocaba clase, amagabamos con hacer pellas para finalmente sucumbir a la película Speak Up que hubieran elegido. También delante de aquella puerta y ventanucas metálicas fue mi primera pelea en firme. Un duro mano a mano a cuenta de egos pre-adolescentes, batalla que por cierto perdí de largo.


Será por esas cosas o por las decenas que he renunciado a enumerar para no aplastaros con mis nostalgias. Sea por lo que sea, no puedo pasar cerca de la plaza donde estaba y no pasearme por delante de aquella puerta. En ocasiones me desvio con mucho de mi ruta para, con cualquier pretexto, caer de bruces delante de el cartel de "Se Alquila". Es un placer oscuro y culpable pues solo consigue anudar mi garganta con el presente asesino de aquel local lleno de mis recuerdos. También reconozco que me suelo ir sonriendo de cada visita que confirma que aún sigue allí para mí.

Gondor siempre anda necesitado de HEROES (6)

miércoles, 6 de febrero de 2013

 There is one who I Could follow,
There is one I Could call King.


Realmente hubiera sido una suerte contar con él en los Campos del Pelennor, tener su espada junto al hacha de Gimli en el Abismo de Helm o más tarde ayudando a Aragorn y los hombres de Osternesse en a la Puerta Negra.

Sea como fuere, Thorin EscudodeRoble hijo de Thrain, hijo de Thror, Rey bajo la Montaña es un fichaje para no dejar escapar. Y sin duda mi personaje favorito de esta nueva andadura cinematográfica de la mano de Peter Jackson por las tierras de Tolkien. Quien haya visto la película coincidirá conmigo en que es el transfondo más oscuro y humano de la narración. No hay heroes absolutos que puedan escapar a sus sombras y Thorin no lo pretende, engrandeciéndose con ello a mis ojos.

Esto no es de hoy

viernes, 1 de febrero de 2013

 

"- ¿Marinerito, sabes tú lo que pasa en las Españas?... Tú no sabes cosa ninguna porque eres un rapaz, pero yo te lo diré... En las Españas, pasa que todos los que mandan son unos ladrones... Pero quieren ser solos, y esa no es justicia. La justicia sería abrir los presidios y decirle a la gente: No podemos ser todos hombres de bien, pues vamos a ser todos ladrones. Ya verías tú, marinerito, cómo así terminábase la guerra y el contrabando, y todo andaba mejor que anda."

Los Cruzados de la Causa. 

Ramón María Del Valle-Inclán. (1908)







 

Hoy igual que ayer, pero esperemos que no igual que mañana.