Aladdin como Celestina

jueves, 14 de febrero de 2013



Siempre que escucho esta canción vuelvo a aquella tarde de sabado. Recuerdo este momento. En la oscuridad del cine, apretujándome en mi butaca como para tomar impulso con los primeros acordes. Algo mágico chisporroteo en mí, erizándome el bello. Casi no parpadeé en toda la canción. Y como, si del discurso de un reclutador se tratase, al terminar me había conjurado a enamorarme de tí. Con determinación, con certeza. Saldría de aquel cine y te encontraría. Viviría un amor así. Puede que no ese día, ni esa semana, ni en unos años pero finalmente llegarías a mi vida. No sospechaba el cómo, ni el donde, ni siquiera sabía el cuando pero estaba seguro de que vendrías. Hoy puedo mirar atrás de tu mano y en días como este mecerme en tu regazo recordando la tarde que empecé a encontrarte.

Siempre me preguntas porque es mi película Disney favorita y yo solo sonrio.

5 Comments:

Andrómaca said...

Gen melin ;-)

natsnoC said...

Enhorabuena a ambos. Me encantan estas entradas que le dedicas a Andrómaca.

Maeglin said...

Gen Melin ;-P

Maeglin said...

Gracias Natsnoc lo mismo nos topamos sin saberlo por Valencia este fin de semana.

natsnoC said...

Ostras se me había olvidado, iba a mandarte alguna cosilla y se me pasó.

Sorry.