Des-Evangelizadores

miércoles, 7 de abril de 2010

No sé si os ha ocurrido a muchos pero a lo largo de mi vida es una situación recurrente el encontrar telepredicadores ad hoc del negacionismo Cristiano.
En la Universidad, en el trabajo, en el ocio, por Tierra, por Mar, por Aire...

Me han asaltado entre cervezas desde el carisma bohemio y la sonrisa canalla.

Asedió malencarado esgrimiendo el reproche y el torvo revanchismo ideológico sujeto a maniqueismos políticos siempre ajenos a cualquier tipo de espiritualidad fuera del tipo que fuera.

Y en la actualidad repiquetea corrosivo en forma de cultismos y filigranas Punsetianas acerca del cerebro reptil con fuego de apoyo Da Vinciano acerca de la naturaleza terrena del Hijo del Hombre o la redacción apócrifa de los Evangelios .

Sin dejar de escuchar y atender con todo el espiritu tan conciliador como crítico a sus razones que soy capaz no dejo de ver en sus empellones un afan doctrinario que resulta cómico al ser su gran caballo de batalla lo mucho que el Cristianismo impone su "lavado de cerebro" en nuestra sociedad.

Normalmente su dinamismo y entrega cuasi comercial a la venta del Ateismo se debe en la totalidad de los casos a la "fé del converso": gente que ha cruzado la orilla (En muchos casos tras una gran desgracia personal ) y lejos de comenzar a vivir en plenitud su Nueva Verdad como No Creyente tiene la revelación de predicar militantemente con insistencia mareante a cualquiera que no se pliegue.

Es ilustrativo que los des-evangelizadores no ametrallan otras religiones por extrañas o poco plausibles que resulten. Si tú les dices a una tribu del Amazonas que la luna no es su deidad en forma de serpiente enroscada eres un cafre pero si es el Cristianismo lo que está en el tapete es obligatorio retroceder ante la LUX NOVA de la Ciencia puedes unirte al facebook de Redes y tirar millas. Esto no deja de ser un enorme y gigantesco ejercicio de etnocentrismo egocéntrico con el que Occidente no ha dejado de autoflagelarse en decadas y será semilla de problemas de identidad profundos mañana.

Yo sólo puedo decir que no importa cuanta paleontología bíblica esgriman ni cuantos anacronismos encuentren en el levítico sólo SÉ que todo lo que pienso, siento y vivo es demasiado hermoso para achacarselo a una integral o ecuación que con probabilidad infinitesimal se levantó anárquica frente a los trillones de combinaciones que no hubieran podido hacer posible dotar al Hombre de vida y mucho menos de poseer conciencia de su Alma.

"De devociones absurdas y santos amargados, líbranos, Señor."
Santa Teresa de Jesús

6 Comments:

Sonja said...

Bueno sungo que eso sucede porque no dejan de profesar una fe al fin y al cabo, la de no creer, que es otra forma de creencia.
A mi lo que me llama la atención es esa mala uva con la que algunos ametrallan, tengo mis dudas de que hayan sido en su pasado verdaderos creyentes, seguramente lo habrán sido de forma superficial, de puertas hacia fuera.

Porque alguien que a atravesado ese túnel oscuro siente respeto por los caminos y sentimientos ajenos, sobretodo si son bienintencionados, y sabe que cada cual debe encontrar su momento para hacerse preguntas.

Lo malo muchas veces de los Des-Evangelizadores de los que hablas es que solo buscan demoler creencias pero no proponen un sistema alternativo.

JLin™ said...

Amén :-)

natsnoC said...

Yo creo que lo que hay es un profundo resentimiento, pero en mi opinión no es hacia la religión cristiana sino hacia la institución que la representa, hacia la iglesia y sus "embajadores".

Creo que es en cierto modo entendible puesto que el poder político y económico que ha alcanzado no acaba de casar con su condición espiritual.

Lo que creo persigue esta gente es la caida de la iglesia, y saben que eso hay que hacerlo desde la base. No creo que piensen realmente que la religión cristiana sea peor o mejor que otras (yo creo que hay mucho peores).

Balthor said...

No podría estar más deacuerdo, de verdad. Estoy harto que la gente me eche en cara mi (aún posible) carrera científica solo por mis creencias.

La Iglesia no obliga a nadie a creer, no obliga nadie a ir misa, no obliga a nadie a escuchar sermones, no obliga nadie a plantearse ciertas cosas. Creo que no estamos haciendo algo distinto al resto de religiones del mundo: seguir una creencia, perseguir unos valores y vivir nuestra vida siguiendo unas pautas (pautas que no nos obligan ni a matar corderos, ni hacer rituales excéntricos, ni nada por el estilo)

Felicidades por la entrada ;)

Maeglin said...

Es desafortunadamente común encontrar tanto interes en excluir una línea filosofica, moral y espiritual, como puede ser el Cristianismo, ya no digo de la vida pública si no del imaginario privado y personal.Excluyente en todo caso.

Carlos said...

En la mayoría de las ocasiones se trata de revanchismo político y social, tras siglos de fe impuesta a golpe de hoguera y demás lindezas.

Sin embargo, y no dejando de reconocer que existe gran parte de razón en los argumentos que puedan esgrimir, no es menos cierto que cuando se habla de otro tipo de fe mucho más agresiva, humillante para el ser humano, y con la misma base científica -y ya sabemos a cuál nos referimos-, optan por la callada sistemática, piden respeto, alianza de civilizaciones y demás idioteces progres de salón.

Mucha jeta es lo que hay.

Y lo dice un tipo que oscila entre el ateísmo y el agnosticismo.