Sobre Pablo Iglesias

viernes, 30 de mayo de 2014


Es el chico de moda.
El Justin Bieber de la política española, amado y odiado masivamente a iguales partes.

Vaya por delante que no le voté. 
Que PODEMOS no fue mi opción, ni Pablo mi candidato.
Soy consciente de los puntos negros del programa, la carga de populismo inherente a muchas de sus propuestas, lo gratuito de prometer cuando se sabe de antemano que no te tocará dar trigo, y lo sufcientemente versado en economía o política como para detectar la letra pequeña. Dicho todo lo cual, no puedo ante la avalancha de criticas dejar de simpatizar con este nuevo fenómeno. Pero es que este matar moscas a cañonazos post-electoral me da migraña y me hace sospechar más de los artilleros que del cañoneado.

Entre los más furibundos y activistas detractores encontramos a los políticos de derechas, los economistas, los periodistas y tertulianos afectos al poder actual. 

Obviaré a los primeros porque en los valores y creencias personales no soy nadie para entrar, amén que logicamente el miedo laboral a qe les quiten el sillón les acredita para rebelarse contra el muchacho de la coleta. Sin embargo los economistas, quienes defienden que lo suyo es una ciencia, a mi parecer tan valida como la geología al de Sheldon Cooper, deberían ser más objetivos y humildes a la hora de tacharle de nada. Sobretodo porque que hasta ahora ellos, los economistas, solo han demostrado incompetencia a la hora de advertir, subsanar o reparar la Crisis económica al tiempo que saludaban medidas de sufrimiento y austericidio de incierto resultado. Hablan de los desastres de la nacionalización de la banca, pero callaron ante la socialización de sus perdidas en los Rescates bancarios. Denuncián el matonismo que opciones bolivarianas tiene con la propiedad privada al tiempo que se desayunan normalmente centenares de desahucios españoles, que tampoco parecen muy respetuosos con la misma.

De los tertulianos que os voy a contar. Están a sueldo y muchos van a comisión de cuanta bilis provoquen. ¿Cómo me voy a creer a un tipo que lo mismo te da un telediario en el TDT Party que hace un sainete de juicio con tronistas en Telecirco? ¿Qué credibilidad tienen personas que homologan la PAH a ETA? ¿Cómo creer a quienes nos dicen que curarnos o aprender es vivir por encima de nuestras posibilidades, día sí día tambien? Si me engañas una vez es culpa tuya, si me engañas dos la culpa será mía.

Por otra parte, algo que me escuece bastante es el tratamiento mediático que se ha dado a la irrupción de PODEMOS en el panorama político español. En lugar de sacar pecho por ser un país donde NO HAY UN SOLO DIPUTADO DE EXTREMA DERECHA en pleno auge totalitario europeo nuestros periódicos, casi todos de derechas, son plañideras de nuestra "democracia" porque un partido de tintes comunistas haya surgido. España debería sacar pecho ante la lección de madurez democrática que han dado los votantes al no refugiarse en opciones de odio, como sí lo han hecho en  Austria, Francia, Dinamarca, Grecia etc etc. Desde aquí reivindico nuestra ración bien ganada de aplauso. ¡VIVA ESPAÑA!

Es curioso como que haya un tipo, refrendado con centenares de miles de votos, que diga cosas extremistas por la izquierda sea una amenaza. Mientras que a diario el FMI, la Troika, la CEOE, la OCDE, los directores del Santander o el BBVA y amigos lo hacen justo por el lado contrario la reacción de politicos y medios es de comprensión y autoflagelo: "Nos lo merecemos, hemos vivido por encima de nuestras posibilidades no hay más remedio". 

No soy insensible a lo inquietantemente caudillista que es que su imagen sea la del logo del partido. Tampoco me agrada su colegueo con el mundo abertzale y que su productora venda sus tertulias  a una televisión iraní, pero ya advertí que Pablo Iglesias, hoy por hoy, no es mi candidato. 

Me parece bien que al Tigre Neo-Con ahora le aulle un Lobo marxista, creo que esta nueva Teoría de la disuasión mutua será provechosa para la gente de a pie, que hasta ahora iba perdiendo de paliza el partido.



4 Comments:

Blog A said...

Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices, y no seré yo quien critique una política que aun no se ha llevado a cabo.
Me gusta que haya habido un cambio,pero alucino con este gobierno, a pesar de todo, no hace autocritica,ni siquiera un proyecto de reforma, es acojonante, y el pánico de la gente tampoco lo entiendo, he vivido con los ideales de otros muchos años y no me ha pasado nada. Al final la vida sigue y nunca llueve a gusto de todos

Sonja said...

A mi me pasa un poco igual, no le voté pero me encanta la cara de gilipichis que se les ha quedado a PP y PSOE. Por cierto entre los furibundos detractores puedes contar a Felipe González, que no es de derechas aunque tal vez sea tirando más a economista, últimamente.

natsnoC said...

En lo único que no estoy de acuerdo es en esa corriente que dice que hay extremismos mejores que otros.

Como bofetada al poder (a "la casta" si usamos terminología actual), me alegro de los resultados de estas elecciones.

Como opción política, me da el mismo miedo el extremismo de izquierdas que el de derechas, el religioso que el anticlerical...

Las dictaduras marxistas no han sido en ningún caso mejores (o peores) que las de derechas.

Me da el mismo miedo Pablo Iglesias que Marine Le Pen, la verdad, y en ambos casos se trata de populismo (interesante el artículo de la wikipedia, por cierto)

Misaoshi said...

Oh yeah! Por fin. No sabía a quién cojones votar (no soy de politicas, sabes...) y mi facebú se encontraba con notificaciones de amigos diciendo PODEMOS, PODEMOS, PODEMOS....

Y yo... bueno voy a mirar qué es eso, y me encontré con un mundo utópico lleno de cosas que todos quieren oir. Y me dio asco, no sé por qué. Su cara. No me transmitió buen rollo.

Y entonces me encontré con un movimiento europeo pirata y bueno, puestos a votar un partido minoritario...

Luego al día siguiente todo eran "Podemos, han conseguido lo inimaginable, Podemos, Podemos, bla bla" y me puse a leer por curiosidad y empecé a ver que mis sospechas sobre el populismo y "lo que todo el mundo quiere oir" eran ciertas. Y luego que si Venezuela, que si ETA, que si integración y bla bla bla y ¡¡dinero para todos!! ¡¡Regalan dinero por no hacer nada, sueldos porque sí!!

Y toda la razón, muy Che Guevara super revolucionario eso de poner su cara en todo el logo, ahí, quédate bien con su cara que la vas a ver hasta en la sopa.

Es hora de cambios, y que PP y PSOE caigan por el abismo de Helm tras ser vapuleados pública y físicamente, pero las promesas utópicas de Podemos no me dan buena espina.

Un saludo!