BLUMEN KRIEGE

martes, 29 de septiembre de 2009

Las Guerras de las Flores.

En 1919 una Europa aún convulsa se reune para sellar las condiciones que cierren la primera Guerra Mundial donde la Entente formada por Franceses, Ingleses y la extinta Rusia zarista (Entonces URSS), junto con algún aliado "chaqueta" de última hora como Italia, se impuso a los Imperios centrales Aleman, Austro-Hungaro y Otomano. El Tratado de Versalles de clausulas desproporcionadas y abusivas para con los vencidos pondrá la semilla de la futura Segunda guerra Mundial. John Maynard Keynes en ese momento parte de la delegación británica en la Conferencia de Paris abandonó el cargo al considerar que el tratado aprobado resultaba inasumible economica (La inflación llegó a obligar a llevar los marcos en carretillas para comprar el pan) y politicamente (las regiones más ricas e industrializadas quedaron tuteladas en regimenes semicoloniales para pagar las reparaciones de guerra a los Aliados) por ninguna nación trayendo en su seno un futuro conflicto en un horizonte temporal no mayor a un par de decadas.

Esta situación sumada a la Gran Depresión de 1929 junto con el mito del "puñal por la espalda" (Traición de los politicos y los aristocratas al Ejercito Aleman en la I Guerra Mundial. Mito ampliamente difundido por el hecho de que los ejercitos germanos combatían aún en suelo extranjero cuando firman el armisticio y ningún ejercito invasor llegó a hollar un palmo de suelo alemán) crearán el caldo de cultivo necesario para que una forma de poder totalitaria y militarista como el nazismo triunfe ampliamente en las elecciones de 1933.

Al frente del NSDAP Adolf Hitler, un demagógico y ambicioso lider, que culminaría a por proclamarse Führer de los destinos de Alemania mediante la conocida como Ley Habilitante. Norma que lo transformaba en un dictador de facto con una tan honorable como falsa apariencia de refrendo democratico. Desde ese momento el desafio primero al tratado de Versalles y luego al mundo fue continuo.

La remilitarización nazi era patente, burlándose de modo provocador de todas y cada una de las clausulas que obligaban a los alemanes a no disponer de aviación, carros de combate, submarinos etc . En marzo de 1936 el Führer da un paso más y da orden de acuartelar fuerzas en la zona de Renania violando expresamente el pacto de Locarno suscrito con Francia e Italia. El riesgo asumido por Hitler era enorme, se arriesgaba a la más que probable respuesta de los Franceses auxiliado por sus dos aliados orientales Checoslovaquia y Polonia con ejércitos en aquellas fechas infinitamente superiores al germano. Muchos altos mandos militares creían que Hitler les lllevaría al desastre provocando a su tradicional enemiga de aquel modo. Existieron entre la élite militar de la vieja escuela prusiana conspiraciones para asesinarle y secuestrarle que no culminaron. Pero dicha reacción nunca llegó. Francia movilizó tropas pero las acantonó en la formidable línea Maginot esperando un conflicto de trincheras sin ordenes concretas ante el atrevimiento nazi. Los Ministros Daladier y Chamberlein eran sumisos y convencidos partidarios del apaciguamiento con Alemania. Los británicos de hecho veían el restablecimiento del poder bélico germano con complacencia y optimismo pues eran partidarios de que no existiese en el continente una sola potencia preponderante sobre las demás.

Los soldados nazis fueron recibidos de modo apabullante y heroico por la población alemana de Renania quien los coronó con flores y vitores. Estos hechos (BLUMEN KRIEGE) darán nombre una sucesión de afortunados y osados movimientos militares y anexiones hechas sin sangre a la Gran Alemania del Führer. Movimientos precedentes a la agresión contra Polonia que hará despertar dolorosamente a las democracias occidentales y dará comienzo a la 2ª Guerra Mundial.

Las Guerras de las Flores.
Marzo de 1936 Ocupación militar de Renania.

Marzo de 1938 Anschluss, anexión de Austria con Alemania.

Septiembre de 1938 con la excusa de reintroducir los Sudetes (región checoslovaca de mayoría y lengua alemana) en el Reich desmembran el citado país y establecen protectorados sobre sus regiones más ricas. Francia e Inglaterra vuelven a ceder ante Adolf Hitler pensando que sería la última de sus reivindicaciones territoriales.
Marzo de 1939 anexión de Memel región lituana bajo mandato y protectorado de los vencedores de la I guerra Mundial y última de las blumen kriege.

Todas estas acciones envalentonaron a los nazis aparte de dotar de un aura de iluminado militar infalible a Adolf Hitler por haber conseguido en poco tiempo y mediante el puñetazo sobre la mesa lo que la diplomacia y decadas habian negado a los alemanes. Dicho prestigio evitó movimientos internos de oposición al Führer por lo que en buena medida la pasividad de las Democracias engordó el problema. Además de darles tiempo para pertrecharse militarmente y obtener experiencia de combate en conflictos menores, los nazis sacaron la peligrosa conclusión de que si nadie luchó por Checoslovaquia, un Estado creado por los propios Aliados al finalizar el anterior conflicto global, nadie levantaría la voz por Polonia.

Esta vez afortunadamente se equivocaron.

"La Guerra no se evita, sino que se retrasa para ventaja del enemigo"
Nicolas Maquiavelo.
El Principe.

8 Comments:

AXA said...

Muy buen artículo. Mucho se habla de las atrocidades que cometieron los mas sanguinarios dictadores de la historia, pero muy poco de los errores que llevaron a esa gente a alcanzar el poder para cometerlas.

Lo mismo pasa aquí en España. Mucho se habla de las atrocidades cometidas por la dictadura de Franco, pero poco de los errores que cometió la república que motivaron la guerra civil que probocó la llegada de los fascistas al poder.

key said...

Ya lo pillo. Eso de que para que la gente mala triunfe, es porque los buenos que pudieron no hicieron nada para imperdirlo. Que poco pinta la ONU y últimamente lo ha demostrado como nunca (Bush-Irak, Honduras, Myanmar) solo palabras oiremos entre cumbres inservibles y almuerzos carísimos.

Isa-chan said...

Me has dejado impresionada con el pedazo de artículo que te has marcado. No conocía yo tan intrínsecamente las razones alemanas que provocaron las Segunda Guerra Mundial.

Me uno a los comentarios anteriores y añado aquello de que en una Guerra ningún bando es mejor que el otro y que muchas veces vienen provocadas por la incapacidad de ponerse en la piel del que está al lado, aunque mucho me temo que eso pasa no sólo en las guerras...

Maeglin said...

La gente se ciega por aquello de la peor paz es mejor que cualquier guerra y hasta que no se lo puso imposible Hitler nadie actuó. Para pena de los Checos, los polacos, los austriacos, los homosexuales, los judios, los gitanos ...que encontraron a su paso.
Gracias a los 3 por leer una entrada tan arida pero a mí estos temas me apasionan.

Gato Negro said...

Interesante el tema y genial tu escrito sobre el mismo. En cuanto a lo que dice Isa-chan de que ningín bando es mejor que otro yo también me uno a lo que piensa. Mas que nada porque aunque hayan pasado mucho años aun en la actualidad los "progres" y los "fachas" (me refiero a España en la actualidad y tal como la veo) nada mas que hacen meterse caña, lo único que vemos es continuas peleas entre los dos bandos pero ninguno hace nada, nadie une sus fuerzas para lograr algo unidos.
Pienso que si en otra época se hubiesen dejado de tonterías (siento decirlo así, pero es verdad) los dos bandos, no hubieran pasado muchas cosas y lo peor es que los que pagan somos los demás, el pueblo. Igual que lo pagaron judíos, homosexuales, gitanos, etc.
En cuanto a la ONU, yo tambien creo que no hace mucho. Mas que nada porque una finalidad de la ONU es impedir que un Estado emplee la fuerza arbitrariamente en otro y tienen que llevarse a cabo una serie de medidas antes de que un Estado se enfrente a otro y...como ya sabeís, no se hizo, la ONU se lavó las manos y, como siempre, pagan el pato personas civiles. Repito, personas civiles...
Un saludo ;)

Andrómaca said...

Encantada de leer tan buen artículos, se nota que últimamente estás volviendo por tus derroteros históricos y que estás leyendo muchas cosas sobre la SGM.

Coincido con lo dicho por todos. Siempre recordamos lo inútil y espantoso de los conflictos, la sangre, sudor y lágrimas -que diría Churchill- que generan situaciones como la vivida en todo el mundo entre 1939 y 1945, pero poco nos paramos a pensar en las circunstancias que desencadenaron aquellos hechos.

El ansia de revancha de algunos, las expectativas expansionistas de otros tantos y la apatía e indiferencia de los demás. Un cocktel explosivo que mal conducido como en este caso, no hace sino generar mucho dolor.

Ya sabes, Maeglin: Gen melin :$

Una senderista. said...

Estoy de acuerdo con KEY.

Maeglin said...

Gato Negro estoy contigo en eso del abismo del "y tú más" sobretodo aqui donde aquello de las 2 Españas es dogma de cabecera para la prensa.

Andromaca jejeje siempre por lo British. Tú Princesa rohir además de leerme tienes alguna conferencia en vivo cuando me emociono. ;-) Gen Melin

Senderista si lees algo sobre la Sociedad de Naciones anterior a la ONU ves que la historia siempre cae por los mismos deroteros.