Sinergias: Vivir juntos, morir solos.

viernes, 22 de noviembre de 2013


Siempre que alguién me ha preguntado porqué defiendo este modelo de Estado del Bienestar he respondido lo mismo:

Porque creo en un sistema donde el elemento humano sea clave, donde los fuertes ayuden a llegar a los débiles mediante la figura de un Gobierno intervencionista que, si no es capaz de desterrarlas, al menos atempere las desigualdades mediante la redistribución de la renta en una sociedad.

Recientemente una persona brillante enriqueció mi argumento con un matiz del que carecía.

No existen categorías puras. Todos somos fuertes y debiles a la vez. El mismo día puedes amanecer sano , contarte entre los fuertes, para anochecer enfermo y ,dependiendo de tu rentabilidad, estar en las filas de los debiles o totalmente desahuciado. Hoy eres joven fuerte, pasado mañana eres anciano y debil. Tienes trabajo entre los fuertes, un año después estás desempleado de los debiles.

Muchos jaques neoliberales suelen contratacar con aquello de "O sea que te lo regale todo Papá Estado". Aparte de malintencionada, su descalificación es plenamente errónea. Un Estado asistencial que facilite medicinas al enfermo, pensiones al anciano y ayudas al parado nada tiene que ver con relación paternofilial alguna. Es una cooperativa donde todos pagamos la factura solidariamente a quien no puede, es una hermandad colectiva de ayudas, una cadena de favores que al tiempo actua de oficina de seguros para tí y los tuyos en caso de necesidad. Por eso necesitamos impuestos, ni altos ni bajos, solo justos.


El axioma capitalismo de rendir el Estado al Mercado, de quien lo necesite lo pague, dará lugar a mucho dolor y situaciones de exclusión. Everyman for himself is not going to work. Y es que no hay que recordar a nadie que igualdad no siempre es sinónimo de justicia.

Hoy vivimos una situación de shock y desesperanza alimentada interesadamente. Me recuerda al episodio de Perdidos en que el grupo, presa del miedo a no sobrevivir, se vuelve contra sí mismo. Es en ese momento cuando el personaje de Jack Shepard toma la palabra con un inspirador discurso que podría valer para España. Jack dice que hemos esperado a que llegué el rescate, la ayuda que resuelva nuestros males pero...¿Y si no llega? Entonces toca dejar de mirar al cielo y arremangarse para buscar caminos. Recuerda que ya han perdido gente y que en lugar de pensar soluciones el grupo estuvo más interesado en los reproches (Esto es culpa de...) Muy nuestro ya lo comentamos en otro post. También hace mención a el lazo de la desdicha que les ha convertido de extraños a compañeros. La Crisis ha hecho eso con todos nosotros, sabemos de los dramas de muchos de nuestros semejantes todos los días y en nuestras manos está el poder de hacerlas nuestras causas y pasar de extraños a hermanos.


Si no defendemos lo conseguido por nuestros padres y abuelos en materia de justicia social lo lamentaremos profundamente.Y si no conseguimos aprender de esto, levantarnos y crecer juntos nos iremos apagando uno a uno, como velas en la noche.


"It's been six days and we're all still waiting. Waiting for someone to come. But what if they don't? We have to stop waiting. We need to start figuring things out. A woman died this morning just going for a swim and he tried to save her, and now you're about to crucify him? We can't do this. Everyman for himself is not going to work. It's time to start organizing. We need to figure out how we're going to survive here. Now, I found water. Fresh water, up in the valley. I'll take a group in at first light. If you don't want to go come then find another way to contribute. Last week most of us were strangers, but we're all here now. And god knows how long we're going to be here. But if we can't live together, we're going to die alone"

1 Comment:

maslama said...

Amigo Maeglin, para que el Estado de bienestar funcione es necesario que exista una férrea moral social, de lo contrario se convierte en lo que tenemos aquí

besos,