Los chicos del Maiz

jueves, 14 de noviembre de 2013

La semana pasada un servidor de ustedes junto a la estoíca Andromaca nos plantamos, nunca mejor dicho, en un curso de agricultura y huerta ecológica en el sur de Madrid.

Fue un taller muy entretenido y nuestro monitor Jesús todo un auténtico pro del tema. Supo enlazar temas técnicos y operativos del modo más ameno.  Pero entre todos los asuntos que tocó durante el curso el más espectacular fue el del maíz transgénico. A mí me resultó tan revelador como inquietante lo que nos desveló respecto al tema. Todo surgió a raiz de la pregunta de un alumno acerca de la penetración que tenía el asunto transgénico en el tema horticultura. Nuestro monitor dijo que afortunadamente a su entender el asunto en cuestión de tomates, lechugas etc está en pañales y apenas si se pueden encontrar productos de tales características para consumo humano. Ante el murmullo sonriente de aprobación de los presentes, contradijo nuestra complacencia diciendo que eso a día de hoy daba igual, ya que el 90% del maiz o la soja además de otros muchos cereales que consumimos es transgénico. Entonces uno de los asistentes dijo ufano que él no consumía ni maiz ni soja por lo que estaba seguro. La respuesta fue que rien de rien, que si quieres arroz catalina. El maiz y la soja modificada genéticamente están en todos los platos elaborados de cada supermercado español solo teneis que darle la vuelta a cualquiera de los botes que suelas comprar y encontrara los brotes de uno u otro en ellos. Añade a eso que, aunque fueses muy escrupuloso en tus conservas y platos, los piensos que se la dan a toda la cabaña ganadera de España están hechos a partir de cereales a los que se les han introducido genes de otras especies (animales, vegetales, humanos así como de algunas bacterias humanas para hacerlos más rentables y fuertes). Por lo que a través del filete de ternera o del pollo que te comas llegarán a tí los chicos del maiz.





Esa es solo la Cara A de esta cinta de terror porque ahora viene la otra vertiente: la de la esclavización económica. Cada uno de los fenotipos modificados de esas razas mutantes de maiz o de soja se encuentran patentados comercialmente por sus empresas creadoras, por ejemplo MONSANTO. Esas semillas tienen tantos o más derechos de autor que una pieza de Volkswagen o una canción de Ramoncín para que tengas que pagarles una pasta si las usas. La solución parece sencilla en principio: no usar su producto transgénico. Pero ¿Quien le pone puertas al campo? Resulta que como consecuencia de la polinización, la acción de las aves y de los propios cultivos las semillas modificadas geneticamente han colonizado plantaciones enteras de semillas naturales que no habían sido mutadas en laboratorio. Aparte de joderte como agricultor y hacer tu producción mutante sin desearlo, MONSANTO y sus colegas son muy libres de pedir un examen de los fenotipos de tu maiz/soja/cereal para, si hallan alguna de sus modificaciones patentadas, hacertes pagar el tributo de rigor. Negocio redondo si añadimos que entre las cosas que modifican en sus semillas es hacerlas esteriles para que tengas que acudir a ellos en cada cosecha.


No sabemos con certeza que impacto tienen en nosotros y nuestra salud los alimentos modificados geneticamente, pero todos somos los suficientemente lúcidos para percatarnos que los problemas de alergías alimentarias en general y celiacos en particular no para de multiplicarse.

7 Comments:

Sonja said...

Lo que me gustaría saber es si estos productos pone en el envase que son transgénicos porque yo por más que lo miro no lo veo, y también me da repelús comprarlos.
Aunque como dices te los comes de todas formas.
A mi lo que me gustaría un día es ver el tipo de comida con la que se alimentan y las tiendas donde los compran los directivos de Monsanto, los de la Unión Europea y las clases dirigentes en general, eso me temo que sería mucho más clarificador que verter ríos de tinta sobre la idoneidad o no de los transgénicos.


Sonja said...

¿En Carrefour comida? ni de coña

http://www.vanitatis.com/casas-reales/2013-10-29/letizia-la-reina-del-carrefour_47461/

Mejor en una tienda ecológica

http://www.bekia.es/realeza/noticias/princesa-letizia-escapa-zarzuela-comprar-productos-ecologicos-madrid/

Conste que a mi Leticia me cae bien, pero es la que tenía a tiro.
Sería interesante ver el comportamiento alimenticio de quienes componen la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA)

maslama said...

este mundo que estamos construyendo (o destruyendo, no lo sé) a toda velocidad parece cada vez más grande, incontrolable e incomprensible.. a veces no tengo claro si es mejor saber o no, cuando no se puede hacer nada por evitarlo..

besos,

Anónimo said...

Jope, qué fuerte!! veo en los juzgados a los pajaritos jajaja. Ya en serio,todo muy interesante!!!. En cuanto a lo de las alergias, a mí cualquier día me dicen que ya no puedo beber agua, porque las mías aumentan a marchar forzadas...

Maeglin said...

¿Sonja nunca compras unas patatas fritas de bolsa, ya sean lays o marca blanca?¿Nunca compras margarina de ningún tipo?¿Y una crema de verduras Knorr? Dale la vuelta al envase que prefieras y donde pone grasas vegetales verás también almidonado de maiz, busca el origen de la producción de maiz en España, echa calculos y C´est voilá

Maeglin said...

Maslama luego tenemos el dilema ético de si, con el objetivo de alimentar a cuantos más mejor, no sea de recibo modificar los alimentos. Pero eso es otra historia. En cosas como esta se revela el caracter parasitario de nuestra especie para la Tierra.

Maeglin said...

Los pajaritos están a salvo ya que son los mejores embajadores de las semillas "posh" que los laboratorios crean. Las multinacionales están de su lado. Teme por las semillas y su variedad que es lo que está desapareciendo a buen ritmo.