A palabras necias oidos sordos; A hombres necios Poemas Gordos

martes, 5 de abril de 2011

Dedicado a Montse y sus misterios, a los hombres de Marte, a las mujeres de Venus y a las primaveras que tengamos que lidiar por delante. Un desempolvado rapido de un post del 2008 que me da la excusa adecuada para beber poesía y así de carrerilla inaugurar una nueva categoría RELOADED para las "viejas glorias" de los primeros días del blog.


Hombres necios que acusáis

a la mujer, sin razón,

sin ver que sois la ocasión

de lo mismo que culpáis;

si con ansia sin igual

solicitáis su desdén,

por qué queréis que obren bien

si las incitáis al mal?


Combatís su resistencia

y luego, con gravedad,

decís que fue liviandad

lo que hizo la diligencia.

Parecer quiere el denuedo

de vuestro parecer loco,

al niño que pone el coco

y luego le tiene miedo.


Queréis, con presunción necia,

hallar a la que buscáis

para prentendida, Thais,

y en la posesión, Lucrecia.


¿Qué humor puede ser más raro

que el que, falto de consejo,

él mismo empaña el espejo

y siente que no esté claro?


Con el favor y el desdén

tenéis condición igual,

quejándoos, si os tratan mal,

burlándoos, si os quieren bien.


Opinión, ninguna gana,

pues la que más se recata,

si no os admite, es ingrata,

y si os admite, es liviana.


Siempre tan necios andáis

que, con desigual nivel,

a una culpáis por cruel

y a otra por fácil culpáis.


¿Pues como ha de estar templada

la que vuestro amor pretende?

,¿si la que es ingrata ofende,

y la que es fácil enfada?


Mas, entre el enfado y la pena

que vuestro gusto refiere,

bien haya la que no os quiere

y quejaos en hora buena.


Dan vuestras amantes penas

a sus libertades alas,

y después de hacerlas malas

las queréis hallar muy buenas.


¿Cuál mayor culpa ha tenido

en una pasión errada:

la que cae de rogada,

o el que ruega de caído?


¿O cuál es de más culpar,

aunque cualquiera mal haga;

la que peca por la paga

o el que paga por pecar?


¿Pues, para qué os espantáis

de la culpa que tenéis?

Queredlas cual las hacéis

o hacedlas cual las buscáis.


Dejad de solicitar,

y después, con más razón,

acusaréis la afición

de la que os fuere a rogar.


Bien con muchas armas fundo

que lidia vuestra arrogancia,

pues en promesa e instancia

juntáis diablo, carne y mundo.


Sor Juana Inés de la Cruz


9 Comments:

Blog A said...

Woww .. y mi nombre en la cabecera.
Maeglin, te quiero.
Andromaca, no sabes como te envidio.

estonoesunblogdehistoria said...

Descubrí este poema en una antología que me he comprado hace años... ¡me encanta!
Me doy por aludida en la dedicatoria, que soy Mujer y Residente en Venus de toda la vida jejeje

Sonja said...

Pues sí tiene toda la razón la Sor.

raindrop said...

bonito detalle-homenaje
:D

JLin said...

Amén hermano, desempolva desempolva si todo es así.
Un gusto haberle encotrado por aquí amigo Maeglin.

la reina del mambo said...

Muy bueno. Me ha encantado el poema y la dedicatoria.
Un beso

Maeglin said...

Blog A fue tu entrada quien me hizo volver a recordar esta entrada asi que nobleza obliga a darle laureles a quien los merece.

Estonoesunblogdehistoria a mí vino a buscarme el poema y me encontró en el metro. Gracias a la iniciativa libros a la calle donde cuelgan fragmentos de obras tan pintonas como esta en el trasnporte público.

Sonja mujer valiente y de testa bien amueblada la hermana.

Raindrop un placer leerte por aqui también.

Oye tio, Jlin que no veas con lo de "hermano" que hasta he sentido un hormigueo en el estomago. Hermanos en blogs. ;-)

Reina hazlos tuyos, tanto el poema como al dedicatoria que no son pocos los posts de tu pluma que lo inspirarían.

A-B-C said...

¡Qué regalo encontrar semejante obra!

Gracias y saludos

natsnoC said...

Jeje, lo del hormigueo por lo de "hermano" parece mayor si encima dice "Amén" antes.

Supongo que es bueno no sentirse aludido ni por el poema ni por la dedicatoria.

Aunque no soy de poemas, me adhiero al mensaje.