Alguna pregunta más?

jueves, 26 de septiembre de 2013

DAME TU FUERZA PEGASO



GANDIA CALZASLARGAS



¡¡¡ A JUGARRR !!!

Los pequeños actos de amor que mantienen a raya el mal

miércoles, 25 de septiembre de 2013

Hace tan solo unas semanas he recuperado a una persona muy importante para mí y cuya ausencia se contaba en años. No hubo ningún dispendio emocional en el alejamiento mutuo, ninguna fractura o choque, sólo la carga tediosa del orgullo. Cocida a fuego lento la distancia se acomodó hasta parecer ambos completamente ajenos a la vida del otro. El final lógico de todo esto habría sido el archivo y puede que la negación por olvido de esa amistad que nos unía desde párvulos. Como una casa abandonada que el tiempo reduce a escombros y borra su rastro.

Por ventura la providencia tenía otros planes para nosotros.  La casualidad hizo que al conversar en la calle con la madre de mi otrora amigo,  me enterase de su mala situación actual. Como a demasiados, el paro le había atrapado hacía ya cosa de año y medio sin darle tregua desde entonces. Lo está pasando realmente mal. Conforme su madre me ampliaba más datos oscuros no podía dejar de hacerme una pregunta ¿Por qué me había dejado arrastrar tan lejos de una persona que me importaba? ¿Habría ayudado a capear de alguna manera sus penas el haberme encontrado más cerca esos años perdidos? Por el pasado no había nada que hacer ya pero desde luego las cosas cambiarían. No me lo pensé tan pronto como llegué a mi casa le telefoneé. No hubo dudas, todos los peros y motivos que tan relevantes me habían parecido hasta entonces para no retomar la relación me parecían cosa de chiste. Bromeamos, me contó sus historias y sincerándose mucho en ello. Me ofrecí para todo lo que pudiera necesitar y para moverle el curriculum por donde estuviese en mi mano. Tras quedar para tomar un café el día siguiente se despidió con un "Venga tio, nos vemos...y... bueno... Muchas gracias por llamar".  

Sus últimas palabras me emocionaron y me hicieron darme cuenta de algo importante. Sentí lo fácil que resulta ayudar a alguien, basta con recordarle que no esta solo. Decirle que lo malo pasará y que cuando todo vuelva a estar en su sitio lo celebraremos juntos. Se trata de espantar el miedo. A veces pensamos que somos incapaces de solventar problemas tan grandes y profundos como son el desempleo, la enfermedad o el desengaño de quienes queremos. Ni siquiera nos damos cuenta que nadie nos exige eso. Y al agigantar la entidad del daño y minimizarnos a nosotros mismos nos juzgamos sin poder ni competencia para intentar hacer nada más. Es mentira. Tenemos poder con el que desbrozar la niebla de su soledad. Fuerza para llenar con nuestras palabras de aliento y cariño sus silencios. Amor suficiente por la amistad para que con su calor se insufle valor.  Ese poder de hacer de nosotros el séptimo de caballería de quien lo pasa mal a nuestro alrededor con muy poco esfuerzo y un valor incalculable: Los actos sencillos de amor.

JUST DON´T DO IT

domingo, 22 de septiembre de 2013

Wings
Macklemore & Ryan Lewis



"El esclavo que obedece escoge obedecer"
Simone de Beauvoir

Cuando las aulas son la vida

jueves, 19 de septiembre de 2013



¿Os pasa como a mí a alguno de vosotros, que es Septiembre y no Enero el mes que parece dar el pistoletazo de salida a un nuevo año?¿No os asaltan los buenos propósitos al despuntar el otoño y no en invierno? ¿Soy el único al que el año académico le parece el principio de la siguiente etapa?

En mi caso no tiene mérito, de los 33 años que gasto podemos contabilizar desde los 3 hasta los 21 como escolarización en sus diferentes niveles. Lo que hacen 18 años, el 54% de toda mi vida dentro de las aulas. Con semejantes cifras, mi año vital ha comenzado muchas más veces que menos con los primeros fríos mañaneros de Septiembre, olor a tierra mojada y a libros nuevos. Escalaba tortuoso entre exámenes, prácticas y deberes. Surfeaba el año feliz entre excursiones y recreos, creciendo en alegría  al tiempo que el sol perdía timidez y nos acercabamos al verano. Caminaba el curso desigual y ligado a las notas para ir a morir de modo orgásmico en esas legendarias vacaciones escolares de casi tres meses, antes de volver a irritarse con los anuncios de los corticoles.

Soy de colegio, instituto y universidad. Incluso en los tiempos en que no era popular serlo. Los años de alambre (Génesis de nuestra ruina ladrillera) , esos en los que un peón de obra cobraba sin  Graduado Escolar un 60% más que un Ingeniero de Telecomunicación recién titulado. Aquellos días en los que ser estudiante era pedir dinero para libros mientras que muchos de tus contemporaneos desafectos a la educación estrenaban coche o elegían sobre plano la hipoteca que hoy no pueden pagar. Incluso allí yo era un auténtico creyente. Y lo soy porque para mí, como para muchos otros compañeros y compañeras que tuve la suerte de conocer, la formación no era instrumental si no existencial. Una forma de entender la vida a través de la curiosidad y el apetito por conocer lo que te apasiona.

Muchos de los momentos más importantes de mi vida y el hombre que decido ser hoy se han cocinado dentro de esas clases. Soy de los afortunados. Mis padres pudieron verme llegar a la Universidad a pesar de ser humildes obreros de la periferia madrileña.  Su sacrificio y voluntad me dieron futuro. Pero no lo hicieron solos, hubiera sido imposible de no existir una sociedad del bienestar concienciada de que la educación es inversión y no gasto. Irrealizable sin unas becas y unos precios públicos justos que pusieran al alcance de un chaval de barrio pobre esa formación. Inutil y baldío sin una sociedad que respaldase esa apuesta. Sin la enseñanza pública el techo de cristal con el que siempre cuentan los ricos frente a los humildes se vuelve de plomo, para evitar con ello la más mínima permeabilidad social.

Hoy seguro que hay decenas de miles de estudiantes presentes y futuros preguntándose si queda alguien que apostará por ellos. Cada día en internet, en la TV, en los periódicos conviven las noticias de algún brillante joven investigador que tiene que hacer las maletas al tiempo que clembuteroles de gimnasio hipertrofiados y mujeres de desembrague fácil facturan miles de euros por sus teatrillos y miserias. No quiero que ese sea nuestro mañana, no quiero una España de tronistas y trospidos.

El verde siempre ha sido color de esperanza y yo lucharé por mantenerla.



Cine de verano

martes, 10 de septiembre de 2013



Este verano ha sido para un servidor de los más activos en lo que al septimo arte se refiere.
He visitado la pantalla grande con Andromaca, amigos y/o familiares más que la suma del resto de meses del año. Aqui os dejo mi review personal de blockbusters veraniegos de menos a más.


GUERRA MUNDIAL Z

Fiasco mayúsculo. Las preferentes del cine de zombies. El Milli y Vanilli de la Ciencia ficción.
Admito que yo idolatro el libro de Max Brooks, que he releido cuatro veces, pero no estamos ante el clásico caso de freak cabreado por una mala adaptación de la novela al cine. Defenderé mi postura al margen de la evidente distancia entre libro y película. El tono del filme es brusco y falto de un prologo que encuadre una historia que merezca ser contada al estilo de 28 días después. Infantilmente nos lanza a correr y correr tras la melena de Brad Pitt sin que tan siquiera lleguemos a sentir angustia real por él.  Otra mancha gorda en la película está en su agresivo plan de marketing. Nadie que estuviese interesado en este estreno había dejado de ver los adelantos de Jerusalen, los sneak peek de la huida en avión y los trailers extendidos.  Las únicas escenas dignas de esta película huerfana de historia eran vox populi y el resto de localizaciones son cutres y de un low cost aberrante (Corea es un escenario de noche cerrada que podría ser cualquier sitio y el tema escocés parece un  capitulo malo y pobre del Dr Who). El cierre de la vacuna (Que sólo nuestro guapo protagonista es capaz de ver) es risión en dosis insanas. Se nota la desorientación de Brad Pitt y el director a pesar de haberse gastado unos duros considerables. Sin rumbo y con dos cambios de guión el potaje era manifiesto. Espero que al menos a los niños de Brangelina les haya gustado, ya que toda la película parece un Sesame Street de Zombies: cero profundidad, cero drama y cero inteligencia.

 ELYSIUM , IRON MAN 3 Y SUPERMAN EL HOMBRE DE ACERO

Empezando por la más reciente, en Elysium encontramos una historia personal plena en el personaje de Matt Damon encuadrada de manera más que notable en la parábola de ricos y pobres que nos ofrece el director. Los actores están estupendos, mención especial a Jodie Foster. Los chicos de Weta Workshops (Sí, sí los mismos que nos llevan a la Tierra Media) han hecho unos prototipos creibles y dramaticamente impactantes que te ambientan a la perfección en ese futuro sin futuro. El lunar viene para aquellos de vosotros que, al igual que yo, conozcais Distrito 9. Notareis muchos paralelismos y similitudes que os alejaran de verla como una obra plena si no más bien como una versión mejorada de la misma. Opción aceptable y adulta.

Iron Man 3 lo mejor de esta película es Tony Stark. Su carisma y su humor acido siguen intactos pero los contornos que lo rodean y las historias que se entrelazan flojean. No pasa desapercibido el cansancio de ser una tercera parte cuya historia poco ha hecho por revitalizar la película. Muy desaprovechada la figura del mandarín con el rocambolesco giro de guión. La escena final es un poco More the better, explosiones, maquinas y más armaduras por minuto que en ninguna parte de la saga pero aún así sigue sin llegar a los momentazos de sus predecesoras. Yo soy fan de Iron Man pero para los que no lo seais pelín prescindible.

Superman lo tenía realmente dificil despues del hostión del anterior intento de resucitar a Kal-el. En mi opinión toda esa presión ha sido bastante positiva a juzgar el resultado. Los primeros minutos en Kripton son memorables y el nuevo Superman así como Lois Lane caen bien con lo que tienen la partida medio ganada. Sobresale entre todos los demás el villano Micahel Shannon como el general Zod. La música del Maestro Hans Zimmer y los momentos Jesucristo de Superman (Se da a conocer a los 33 años, me sacrifico para que la humanidad tenga otra oportunidad etc) me pusieron los vellos de punta. La primera mitad es absorvente y vibrante en contraposición con el desesperantemente largo  tercio final. Repetitivo de puños y contrapuños asomando algunas incongruencias muy bien tapadas en el resto del metraje. Es su punto debil, aún así buena película.

MONSTRUOS UNIVERSITY Y STAR TREK INTO THE DARKNESS

En común estos dos títulos tienen una grandeza y fortaleza común: pese a ser secuelas son obras tan redondas que pueden ser disfrutadas y concebidas como películas plenas sin contacto previo con nada de sus predecesoras.

En Monstruos University, tras un gran cortometraje marca de la casa que humaniza y conmueve con un par de simples paraguas, nos despliegan la juventud universitaria de Mike y Suly. Allí asistiremos a un sorprendente cambio de roles y un elogio de la resiliencia. El final se aleja de las formulas faciles prefabricadas de everything is ok. Gran moraleja.  Sonrisas barra libre y guiños inteligentes durante toda la película. La hermandad de teóricos perdedores que los acoge es genial. Buen humor, sonrisas y una historia que engancha. De las mejores del verano 2013.

Con Star Trek Into the Darkness no sé por donde empezar porque me gustó TODO. Todo es todo: los actores sobresalientes (Tremendo Zachary Quinto como Spok pero es que tener a Benedith Cumberbath dándo la replica me hace estremecer), el guión magnifico, aventuras puras y duras sin escatimar en profundidad ni en sonrisas, los escenarios del Londres del mañana así como la incursión en terreno Klingon estupendos. Hablar de resurreción de una saga no le hace justicia porque es un universo trekkie completamente nuevo, una mirada que ha captado la curiosidad y sonrisa de millones de espectadores. La campeona absoluta de este verano y una película que no me caso de recomendar.